Factores que pueden aumentar la caspa

factores que pueden aumentar la caspa Tratamiento capilar

Uno de los problemas más desagradables de nuestro cabello es la caspa. ¿No te ha ocurrido que por mucho que te preocupes por cuidar tu pelo y por mimarlo no puedes acabar con la caspa? En este artículo te mostramos cuáles son las causas que pueden provocar esta enfermedad y qué otros problemas de salud pueden colaborar con su aparición. Al final, te daremos algunos consejos para que puedas prevenirla y olvidarte de ella de una vez por todas.

Por qué se produce la caspa

En primer lugar vamos a explicar qué es la caspa. Es una de las principales causas de autoestima baja y complejos que padecemos las personas y que intentamos solucionar cueste lo que cueste. Muchas veces, sin remedio. Es importante aclarar que no sólo se trata de un problema de salud sino que además acarrea otros problemas estéticos y sociales.

Entre las causas principales de este problema podemos citar alguna afección en las células que conforman el cuero cabelludo. Al igual que ocurre con las células de toda la piel, las que conforman el cuero cabelludo también necesitan renovarse (unas mueren y son reemplazadas por otras nuevas). Al lavarnos la cabeza conseguimos eliminar esas células muertas y continuar luciendo una bonita cabellera. A su vez, vive en nuestro cuero cabelludo un hongo que recibe el nombre de Malassezia y que se alimenta de nuestros aceites grasos supurados en los folículos pilosos; de este modo, gracias a la higiene y al trabajo de este hongo, podemos mantener nuestro cabello sano.

Por alguna razón (todavía no se han determinado con claridad las condiciones que determinan que esto ocurra) este hongo comienza a multiplicarse de forma masiva y causa una irritación en la piel que obliga al cambio de las células de forma acelerada. Entonces, ese proceso de intercambio de células que tendría lugar a lo largo de todo un mes se desarrolla en menos de dos semanas y la gran cantidad de células muertas que se desprenden de forma constante no llegan a eliminarse del todo. Estas células (piel muerta) se va acumulando en el cuero cabelludo y se mezcla con el aceite de los folículos pilosos y formando una serie de escamas de color blanco y aspecto desagradable que comienzan a caer sobre nuestros hombros.

En definitiva, podríamos decir que la caspa se compone de trozos de piel que se ha descamado de forma anormal por efecto de una irregularidad que tiene lugar en nuestro cuero cabelludo y que provoca un desagradable aspecto al cabello y la presencia de quien la padece.

Factores que aumentan la caspa

Existen muchos factores que pueden colaborar rotundamente con la aparición de este problema en el cuero cabelludo. Algunas causas están vinculadas con nuestro entorno, otras con la salud integral de nuestro cuerpo.

  • El clima puede ser un condicionante para la aparición de la caspa. Las épocas de frío y poco sol suelen venir acompañados de este problema en aquellos cabellos que tienden a acumular grasa. Por otro lado, los climas secos y de mucho viento suelen ser más perjudiciales para nuestro cabello y sumamente propicios para el desarrollo de esta patología.
  • Los cambios bruscos en la temperatura también pueden afectar profundamente el bienestar de nuestro cabello: exponerse de forma prolongada a la calefacción y utilizar planchas o secadores de forma rutinaria produce que el cuero cabelludo se reseque y se descame.
  • También la falta de higiene puede ser un factor condicionante de la caspa. Esto sucede porque al lavarnos eliminamos el sobrante de células muertas y, al no hacerlo, estas se acumulan y se mezclan con la grasa de los folículos dando como resultado la caspa.
  • Así como la falta de higiene es negativa, también lo es lavarse demasiado el cabello. Al eliminar el sebo de forma frecuente provocamos que la producción de éste se acelere y el hongo, al tener más alimento, se reproduzca, y comience el círculo de la enfermedad del que es tan difícil salir.
  • Una mala alimentación puede ser un factor determinante para la aparición de este problema. Aquellas dietas estrictas para bajar de peso suelen acarrear la aparición de caspa. Del mismo modo una rutina alimentaria deficiente en hierro, vitaminas A, E y K y zinc puede favorecer un deterioro en la salud de nuestro cuero cabelludo. También puede ser un condicionante de la caspa el llevar una dieta que contenga exceso de ingredientes ácidos.

Los problemas de salud y la caspa

Ahora bien, existen otros factores que pueden colaborar rotundamente con la aparición de la caspa y están vinculadas a nuestro estado emocional. Ciertas alteraciones en nuestra forma de relacionarnos con el mundo y las experiencias pueden ser sumamente condicionantes a este desagradable problema en el cuero cabelludo.

El estrés, cuando se trata de una enfermedad casi crónica que se ha mantenido por un tiempo prolongado, puede acarrear la aparición de la caspa. Del mismo modo, estar expuestos a situaciones de angustia, tristeza y depresión pueden ser sumamente favorables para el empobrecimiento del bienestar del cabello. Debes saber que estos estados emocionales acarrear un deterioro en todo tu organismo porque derivan en una mala rutina de descanso y una falta de preocupación en el cuidado del cuerpo y su alimentación. Todo esto desemboca en una salud deficiente que provoca una mayor producción de grasa en el cuero cabelludo; y poco después, la aparición de la caspa.

Algunos problemas en el sistema digestivo y la fatiga crónica también son problemas de salud que pueden acarrear la aparición de caspa.

Es importante tener en cuanta que algunas personas piensan que tienen caspa pero en realidad están padeciendo otra enfermedad que se presenta con síntomas similares. La dermatitis seborreica, por ejmeplo, presenta también escamas aunque en este caso son de color amarillento y se encuentran adheridas a la piel. Otra enfermedad que presenta síntomas similares a la caspa es la psoriasis cuyas escamas son mucho más grandes (alrededor de 5mm cada escama); por lo tanto antes de comenzar cualquier tratamiento contra la caspa es importante aislar el problema y tener un diagnóstico acertado para dar con el remedio adecuado.

Consejos para prevenir la caspa

Fundamentalmente tenemos que utilizar productos que no sean agresivos; evitar los tratamientos con productos químicos y decantarnos por champús con componentes regeneradores y calmantes para nuestro cuero cabelludo.

Es muy recomendable que lavemos nuestro cabello con agua tibia y que lo enjuaguemos con agua fría; así incentivaremos la buena circulación sanguínea que ayudará a fortalecer la piel del cuero cabelludo. Cepillar el cabello con regularidad también es una excelente decisión para evitar la multiplicación del hongo.

Evitar productos violentos tales como fijadores, laca, ceras ya que pueden producir un daño irreversible en el cabello a largo plazo.

Por último, llevar una dieta equilibrada también puede ser sumamente beneficioso para mantener un cuero cabello saludable y evitar la nueva aparición de la caspa. Entre los alimentos recomendados se encuentran aquellos ricos en vitamina A, tales como zanahorias, perejil, albaricoques, patata dulce y acelga.

Como ves, la caspa es un problema sumamente engorroso y desagradable, sin embargo, seguro que puedes hacer algunos cambios en tu vida para acabar con ella para siempre. ¡Éxitos en esta batalla!

Rate article
Tratamiento capilar. Evita la alopecia. Implantes capilares
Add a comment